Viernes 13 de Octubre de 2017

Hoy, la Diócesis de Nueve de Julio tendrá su primer Santuario

Una verdadera catequesis en imágenes cargadas de simbolismo y belleza.

Todo santuario es un lugar sagrado que -como su mismo nombre lo indica- está referido o custodia algo santo. Una iglesia es declarada santuario cuando es un lugar de devoción especial, o se custodia la reliquia de un santo, o se venera una imagen significativa, o es meta de peregrinaciones, o centro de irradiación espiritual y apostólica. En nuestro caso, reúne varias de esas condiciones: se trata de la iglesia dedicada a la patrona de la Diócesis, es una comunidad eclesial de arraigada piedad y devoción, el lugar ha sido recientemente reacondicionado y embellecido.

El diseño del edificio –fue proyectado primeramente como salón parroquial, ya que la iglesia se levantaría en el terreno adyacente- aunque desde un principio se lo utilizó como lugar sagrado para las celebraciones litúrgicas y hasta ahora fue la sede parroquial.

En el ámbito del presbiterio se ubican la mesa del altar, el ambón para las lecturas bíblicas y la sede del celebrante.

En la pared del fondo se ha reconstruido y puesto en valor un antiguo retablo de la iglesia Santo Domingo de Guzmán -hoy catedral de la diócesis- y a un lado se ubicará un templete con la imagen de Nuestra Señora de Fátima, hecha traer por el primer Obispo diocesano desde su Santuario en Portugal y que se viene venerando ininterrumpidamente desde aquella fecha. La imagen de Nuestra Señora de Fátima fue confeccionada por el prestigioso escultor portugués llamado José Ferreira Thedim quien confeccionaba artesanalmente cada imagen con las indicaciones precisas de Sor Lucía, una de las pastorcitas de las apariciones. Se trata del mismo escultor que hizo la imagen que se venera en el santuario de Fátima en Portugal. En el nicho principal del centro de dicho retablo se ubicará la primera y antigua imagen de Santo Domingo, por su condición de patrono de la ciudad y de la diócesis.

A sus lados se ubicarán las imágenes de los santos apóstoles Pedro y Pablo “columnas de la Iglesia”, como los designa la tradición litúrgica y que expresan -junto con la piedra de la tumba de Pedro y el ladrillo que perteneciera a la puerta jubilar vaticana- la vinculación afectiva y efectiva con la Iglesia universal y la comunión con el Santo Padre.

En el techo, encima mismo del altar, se ha pintado una imagen de Jesucristo resucitado con la cual se representa el primer misterio glorioso del santo Rosario. En la mitad del templo nos encontramos con una pintura representando el
tercer misterio glorioso con la Venida del Espíritu Santo sobre María y los Apóstoles en el cenáculo de Jerusalén.

También se pintarán los restantes tres misterios gloriosos sobre el mismo cielo raso: la Ascensión del Señor, la Asunción de María y la coronación como Reina y Madre. Esta obra está a cargo del artista plástico polaco venido expresamente para tal fin.

En los cinco ventanales de las paredes laterales se han representado en vidrio de color, los cinco misterios gozosos: Anunciación, Visitación y Nacimiento, que dan a la calle Mendoza, y, Presentación con Pérdida y hallazgo en el Templo son los que dan al patio interior.

Por debajo de los ventanales se ubican cuatro ventanas en las cuales están representadas cuatro flores con significación mariana: violeta (humildad e inocencia), rosa (los dolores de María al pie de la Cruz), lirio (fidelidad) y flor de lis (pureza).

La intervención artística sobre los vidrios estuvo a cargo de la profesora en bellas artes Mónica Corrales quien ha diseñado los dibujos y ha utilizado una técnica original con venecitas para su realización. Cabe destacar que para ello ha recibido la colaboración de tantas personas de la comunidad que se han acercado para colaborar en su elaboración.

Hay una sexta vidriera en la cual se representa a la Virgen Santísima entregando el Rosario a Santo Domingo de Guzmán, recordando la devota antigua tradición por la cual se encomienda al santo y a sus hijos de la Orden de los predicadores la difusión de su rezo entre el pueblo fiel. Análogamente esa misma imagen reproducida en nuestro Santuario Diocesano, quiere recordar a la entera Iglesia diocesana que ella es depositaria también del mandato de contemplar el Evangelio para anunciarlo y testimoniarlo con toda su vida. Nuestro Santo patrono lo recibe de rodillas: la misión evangelizadora comienza y se inicia auténticamente en la oración ¡Predicamos lo que contemplamos!

La imágenes del Vía Crucis son las que pertenecieron hasta hace poco a la Iglesia catedral antes de sus últimas refacciones. Con esta devoción revivimos los momentos de la Pasión salvadora del Señor Jesús, y por ello se fusionarán, de algún modo, con los misterios dolorosos del Rosario. Asimismo, está proyectado representar los misterios de la luz. Así, el Santuario mariano contará con una expresión icónica de los todas las decenas o misterios del santo Rosario completo.

Se podrán venerar también las reliquias de los Santos pastorcitos videntes de Fátima Jacinta y Francisco Martos junto a la reliquia del papa San Juan Pablo II.

Cabe recordar que este Papa regaló un cáliz y una patena, en el que están grabados su escudo y lema pontifical, que fue entregado a la comunidad parroquial por manos del Cardenal Pironio y con el cual se celebra frecuentemente la Misa en este lugar.

A un lado de la entrada del templo se encuentra un bloque que perteneció a la pared con que fue tapiada la Puerta Santa de la basílica de San Pedro del Vaticano en Roma, cuando san Juan Pablo II clausuró el Gran Jubileo del año 2000, y fue abierta por el Papa Francisco en la apertura del Jubileo de la Misericordia el año 2015. Este sencillo ladrillo en el dintel de la puerta nos recuerda que entramos o salimos de un lugar sagrado donde Dios nos hace experimentar de un modo especial su misericordia en la oración, la Palabra, los Sacramentos y la presencia de los hermanos en la fe.

También está visible una piedra marmórea traída de las cercanías de la tumba del Apóstol San Pedro en la basílica vaticana. Ella es todo un signo de la comunión con la Iglesia universal, fundada sobre la fe apostólica, y pone de manifiesto también una especial vinculación con la enseñanza y la misión del sucesor de Pedro que es el Obispo de Roma y, por ello, Sumo Pontífice.

Las imágenes realizadas por la artista plástica Mónica Corrales según la técnica del esgrafiado que dan al exterior son un verdadero signo y anuncio, no solamente para los creyentes y peregrinos, sino también para cuantos pasan por allí. Las imágenes que se pueden comenzar a leer desde la calle Mendoza recuerdan la primera aparición y el asombro de los pastorcitos y temor de los pastorcitos. Luego la así llamada danza del sol y sobre la Avenida Pironio la mirada confiada de los pastorcitos y de todo el pueblo a la escucha del mensaje de la Virgen de Fátima. En el predio lindero del santuario se ha confeccionado el jardín de la Virgen con la colaboración de la comunidad para que en un ámbito de paz y serenidad se pueda honrar a la Madre en un clima de silencio y sencilla belleza natural.

Mon. Ariel Torradeo Mosconi
Obispo de 9 de Julio.

Compartir:

Noticias Relacionadas


Diario Tiempo 9 de Julio
© DIARIO TIEMPO DIGITAL - Diario matutino de la ciudad de 9 de Julio. Fundado el 1ero. de octubre de 1995 - 9 de Julio - Pcia. de Buenos Aires. Tel.: (02317) 430285 - Libertad 759.
Propietario: Juan Enrique Cambello S.R.L
Director: Juan Enrique Cambello
Dirección Nacional de Derecho de Autor: 64918281
Edición: 4118