Sábado 13 de Junio de 2020

DIARIO “OLÉ” DESTACA EL PRESENTE DEL VOLANTE DE DUDIGNAC

La asombrosa marca que podría romper Nacho Fernández

En cuarentena en La Plata y extrañando la pelota, el zurdo va camino a ser uno de los líderes del recambio generacional de River y a romper un record llamativo en un ítem del ciclo Gallardo.

Cuando vuelva el fútbol, si es que eventualmente sucede y Godot aparece, en el Monumental alguna vez se volverá a escuchar, sin dudas, el “olé olé olé olé, Nacho, Nacho”. Y no habrán dudas: ya sin Scocco, esa ovación en particular sólo podrá ser dirigida a Ignacio Fernández, que fue uno de los jugadores que saludaron en sus redes sociales al delantero que tomó la decisión de quedar libre para regresar a Rosario. Pero no fue lo único que subió el zurdo mediocampista a las redes sociales en las últimas horas. “Extrañando”, escribió Nacho, adjuntando una foto en la que domina la pelota con sus botines negros sin estridencias que tanto definen como persona a un tipo simple, que está muy lejos de formar parte del estereotipo del futbolista exitoso.

Efectivamente, mientras pasa la cuarentena en su casa de La Plata, entrenándose con una cinta y ayudando como puede en el emprendimiento de su pareja, Fernández está algo melancólico: le falta la pelota, el fútbol, su cable a tierra, la cancha, ese lugar en el que ese flaco desgarbado de pocas palabras se revela como rockstar y le hace honor a su parecido físico con Keith Richards. A sus 30 años, Nacho no afloja, no para de entrenarse, les pide más planes de ejercicios a los profes del club para mantenerse activo. Y es que se prepara para lo que se le viene: de seguir en el club (hace 10 días su representante, Damián Facciuto dijo que si llegara una oferta conveniente para todas las partes la evaluaría, pero que hoy no parece factible esa situación), será uno de los líderes que sobrevivan al próximo recambio generacional.

En la cancha ya lo es: el 26, jugador esencial, es quien desde hace años marca el corte de estilo a River. Es el cerebro, pero también el que deja todo. Y eso explica, entre otras cosas, por qué Gallardo a fines del año pasado ejerció tanta presión, interna y pública, para que se quedara en el club y se le actualizara un contrato acorde a sus prestaciones. Algo que el Muñeco no había hecho antes con tanto énfasis con otros futbolistas ni tampoco, por caso, con Scocco últimamente, aún con situaciones contractuales bien distintas. Y es que Fernández es clave. Es el que juega, hace jugar y equilibra al mismo tiempo al equipo, pero también es el que aparece en los momentos límite como ningún otro.

En las últimas cinco definiciones que tuvo el inolvidable equipo del Muñeco fue decisivo: en la Copa Argentina 2017 liquidó a Atlético Tucumán con un golazo al ángulo desde afuera; en la Supercopa contra Boca fue fundamental por generar el penal del 1-0 y por una corrida interminable (Cardona, que lo había bajado en el área antes, aquí no estuvo ni cerca de alcanzarlo nunca) para que luego Scocco liquidara el partido; en el Bernabéu fue quien levantó a River, quien armó la brillante jugada del empate cuando las papas quemaban y el tiempo también; en la Recopa contra Paranaense fue el que convirtió el 1-0 en un partido cerradísimo en el rebote del penal que él mismo había pateado; y en la última final de Copa Argentina contra Central Córdoba lo hizo de nuevo, convirtiendo un golazo que armó y definió él y también sirviéndole a Álvarez el tercero que valió como otro gol suyo. Y eso sin contar que fue, además, el hombre que definió en la ida la serie de semis de Libertadores contra Boca, gol inolvidable incluido. Sí, Fernández es imprescindible.

En silencio, sin vender humo, sin ganarse a la gente con declaraciones de ocasión, con un perfil que nunca salió del subsuelo, Con cuatro años y medio en Núñez, Nacho va camino a ser uno de los grandes íconos modernos del club. No por nada está muy cerca de transformarse en el jugador con más partidos de todo el ciclo: con 170 juegos, ya está segundo en esa tabla y a apenas 13 presencias de Leonardo Ponzio.

La tendencia, con Leo usando los últimos cartuchos de su carrera y en general arrancando desde el banco de suplantes, muestra que Fernández eventualmente lo pasará. Para eso habrá tiempo. Por ahora Nacho sólo puede fantasear con la pelota.
Compartir:

Noticias Relacionadas


Tu comentario

 
 
 
 
 
 

Diario Tiempo 9 de Julio
© DIARIO TIEMPO DIGITAL - Diario matutino de la ciudad de 9 de Julio. Fundado el 1ero. de octubre de 1995 - 9 de Julio - Pcia. de Buenos Aires. Tel.: (02317) 430285 - Libertad 759.
Propietario: Juan Enrique Cambello S.R.L
Director: Juan Enrique Cambello
Dirección Nacional de Derecho de Autor: 64918281
Edición: 2655