Viernes 24 de Octubre de 2014

Taller de tango danza municipal

Por Mariel Viscovich.

El tango argentino no es un baile académico, es un baile popular y la forma de enseñarlo es ecléctica. No se acostumbra que el maestro haga una preselección antes de las clases. Esta danza en pareja es exótica y magnética. Los intricados movimientos de las piernas generan una fascinación a la cual muchos no pueden resistirse. Hay gran ansiedad e impaciencia por probar la complejidad del baile y no siempre hay conciencia de dónde se está parado en el proceso de aprendizaje. Esto puede complicar la fluidez del desarrollo de la lección, si es que está orientada a un nivel específico. Actualmente en todas las latitudes hay gran demanda de clases y regularmente los maestros vemos gente que toman lecciones de un nivel para el cual aún no están preparados. Además siendo un baile de a dos, la diferencia de niveles podría complicar el progreso de otro compañero o compañera de mayor experiencia.

El tango es una danza atractiva, sugerente y quizás tienta experimentar las figuras llamativas inmediatamente, cuando aún no se han asimilado sólidamente las bases.

Es prioridad trabajar en la armonía de este sistema de baile desde el comienzo, equilibrio, coordinación, postura, abrazo y mecanismo de acción y reacción que genera todo el baile, los cambios de peso y de dirección, el pívot, etc. Ir construyendo desde lo más sencillo, para luego ir evolucionando en la medida de las propias posibilidades. Cada uno debe apelar al sentido común para realizar la elección del nivel apropiado. Al transmitir los rudimentos de la danza, el profesor da explicaciones muy específicas sobre la esencia del baile y es muy útil aprovecharlas. Lo simple en la danza es un desafío. La lentitud brinda la posibilidad de verificar si se tiene equilibrio y se pueden resolver las distintas instancias del baile.

¿Cómo darse cuenta de  que se está asistiendo a una clase en el nivel correcto? La señal podría ser la frustración, si ante reiteramos intentos por hacer los pasos que marca el maestro, la frustración por no poder hacerlos persiste, posiblemente no se tenga el nivel necesario para realizarlos.

Tampoco hay que olvidar que la danza es un goce, mejor ir avanzando de a poco para no perderlo. Y aunque se tenga un buen nivel de baile, es saludable volver periódicamente  a revisar las bases. Visitar otros maestros nos puede dar enfoques diferentes del material elemental y así enriquecer nuestro baile.

Concluyendo, vale recordar la frase célebre que oía repetir al gran Virulazo: “El día que te creés que bailás bien, no aprendés más.”


Compartir:

Noticias Relacionadas


Tu comentario

 
 
 
 
 
 

Diario Tiempo 9 de Julio
© DIARIO TIEMPO DIGITAL - Diario matutino de la ciudad de 9 de Julio. Fundado el 1ero. de octubre de 1995 - 9 de Julio - Pcia. de Buenos Aires. Tel.: (02317) 430285 - Libertad 759.
Propietario: Juan Enrique Cambello S.R.L
Director: Juan Enrique Cambello
Dirección Nacional de Derecho de Autor: 5348715
Edición: 2021