Viernes 5 de Abril de 2013

Como una película de Sandrini…

Once Tigres derrotó 1 a 0 a El Linqueño sobre la hora, ganó los últimos seis puntos en juego, restan otros seis y de la zona de descenso pasó a la lucha por la clasificación.

Podrá hablarse de lo bello e impredecible del fútbol, pero sería una obviedad. Más bien debería trazarse una comparación con el cine sobre el desandar de Once Tigres en la edición 2012/2013 del Torneo Argentino B. Y entonces todo debería circunscribirse a una película de Luis Sandrini, que como bien dice el saber popular, “hacen reír y llorar”.

La cronología es inversa, pero, “el orden de los factores…”.

Después de estar, hace exactamente una semana atrás en zona de descenso directo, con muy pocas expectativas y frente a un panorama sombrío, Once Tigres sacó de la galera 6 puntos de oro, bajó en su estadio –donde todo le había costado el doble- al puntero y al cuarto, y de un salto, de Tigre, quedó a tiro de lo que parecía una remota posibilidad de clasificar para la próxima fase.

Con el mismo equipo que ante Liniers (Torres; Ocampo, Zamprogna, Xamo y Celin; Tempestti, Skiba, Azaguate y Avilés; Ascani y Maccagnani), el rendimiento del auriazul estuvo lejos de lo del viernes pasado, muy lejos.

Sabido es que El Linqueño tiene buenos nombres y buen trato de pelota, aguantó a Once Tigres en los primeros minutos y después cortó sus circuitos de juego, haciendo retroceder a Maccagnani más de la cuenta para hacerse de la pelota, disminuyendo su habitual peligrosidad.

Millares, el crack visitante, manejaba los hilos de su equipo, pero afortunadamente sin crear peligro.

La primera fue de los de Pirez, a los 8, cuando Maccagnani escapó por izquierda, lanzó un perfecto centro al punto del penal y Ascani le dio de cabeza al segundo palo. Todo el estadio gritó el gol, pero el balón se fue apenas afuera.

El Linqueño, que siempre iba por derecha, respondió a los 23 con un tiro libre de Millares que tapó bien Torres y desde allí el partido ganó en emoción.

Once Tigres llegó nuevamente a los 33 con un centro de Avilés, que Zamprogna peinó de palomita, sin que ninguno de sus compañeros alcanza a conectar en el área chica, mientras que el equipo de Schiavi tuvo la más clara a los 37, cuando la perdió Tempestti en ataque, Zamprogna no pudo recuperar y Millares le dio al primer palo, haciendo lucir a Torres, que la envió al córner.

Del tiro de esquina pudo haber llegado la ventaja linqueña. Adrián De León cabeceó abajo al segundo palo, y otra vez el Pato salvó a Once Tigres.

Finalmente, al cierre del primer tiempo, El Linqueño quedó con un jugador menos por la expulsión a Adrián De León, por un codazo contra Zamprogna.

Se presumía que el Tigre saldría con línea de 3 en el complemento, aunque esto no fue así, aunque Celin por momentos se sumaba a la línea de volantes, situación que en las contras, Millares supo aprovechar muy bien.

A los 11 llegó al corazón del área una pelota profunda para Maccagnani, quien fue tomado de su casaca por Cristian Rocca, en un claro penal que el juez Héctor Martínez no sancionó.

Con el correr de los minutos Pirez introdujo variantes y probó con San Miguel por Avilés y Disario por Skiba, que se fue sentido, y mientras el Tigre intentaba ordenarse para buscar la diferencia, a los 19, casi sufre un gol en contra en un rechazo fallido de Ocampo que dio en el palo.

Once Tigres fue perdiendo profundidad y cayendo en la desesperación ante un equipo con oficio que no hizo sentir su inferioridad numérica con la capacidad de Millares y Cruz, quienes armaron una contra perfecta que terminó muy cerca del palo de Torres, tras un cabezazo del primero, sobre 28 minutos.

Cinco más tarde el auriazul tuvo otra contra y lo bajaron a Millares, en otro claro penal no sancionado, quizás por la ley de compensación.

Todo parecía acabar en empate y ni el ingreso de Visser por Tempestti refrescó al auriazul, pero en el instante final del partido, la pelota fue al corazón del área, inteligentemente Maccagnani se la dejó a san Miguel que ingresaba por el segundo palo, Julito intentó ponerla al ángulo del arquero De León, que algo adelantado dio rebote, y permitió que Azaguate llegara para convertir, desatando la locura de la parcialidad local y la ira de los visitantes.

Jugadores e hinchas de la visita reclamaban una mano del volante de Once Tigres que no existió, lo ánimos se exacerbaron y los hinchas linqueños provocaron destrozos en el alambrado y los tapiales que sostienen la parte inferior de los mismos, por lo que el árbitro dio por terminado el cotejo por falta de garantías.

Una vez más Juan Carlos Pirez, con una historia en Rivadavia de Lincoln, vuelve a amargar a su eterno rival, además con un gol de un ex jugador de los albirojos.

Tan increíble como la historia descripta que tiene a Once Tigres como protagonista de un verdadero milagro, como actor protagónico de una película muy cambiante, como esas que te hacen llorar y reír, como una de Sandrini.

 

PRÓXIMA FECHA (ANTEÚLTIMA)

Huracán TA – Ferro, domingo a las 16

Villa Belgrano 1 (gana los puntos) - Mercedes 0

El Linqueño – Tiro Federal, domingo a las 16

Liniers – Grupo Universitario, domingo a las 16

Defensores – Independiente, domingo a las 16

Agropecuario – Villa Mitre, domingo a las 19

Bella Vista – Once Tigres, lunes a las 16

 

POSICIONES

Liniers 48 – Huracán 45 – Tiro Federal 41 – El Linqueño 35 – Once Tigres  y Villa Mitre 34 – Salto 32 – Agropecuario y Ferro 31 – Independiente y Bella Vista 30 – Grupo y Villa Belgrano 29 – Mercedes 10.


Compartir:

Noticias Relacionadas


Tu comentario

 
 
 
 
 
 

Diario Tiempo 9 de Julio
© DIARIO TIEMPO DIGITAL - Diario matutino de la ciudad de 9 de Julio. Fundado el 1ero. de octubre de 1995 - 9 de Julio - Pcia. de Buenos Aires. Tel.: (02317) 430285 - Libertad 759.
Propietario: Juan Enrique Cambello S.R.L
Director: Juan Enrique Cambello
Dirección Nacional de Derecho de Autor: 64918281
Edición: 3213